3/24/2005

10ª Crónica: EL BOLSÓN, Pedalín-pedalón, hippies-hippies

Patagonia Argentina, Provincia de Río Negro

¡¡Hola!!

TENEMOS UNA FOTO, está en la 6ª Crónica (Gracias Txibi por mandarla), ¿Pero dónde están las bicis? Ahhhhhhhhhhh.....

Antes de nada, si no podéis con el foro (vemos que muchos tenéis problemas para registraros) mandar mensajes pinchando en el icono en forma de carta que aparece en la última línea, al final de cada crónica. Nos es más fácil para leer que el foro, y a vosotros para escribir.

Por fin, después de 17 días bajo la lluvia (paraba a ratos) hemos disfrutado con Lorenzo y las primeras pedaladas calentitas. Hoy es día 24, hace dos meses que nos fuimos y parece que fue ayer. El tiempo pasa volando, no sólo los días sino las horas. Sin darte cuenta estás montando y desmontando la tienda. En seguida llegas y preparas la cena porque la noche se echa encima (cada día más pronto). Es tremendo cómo pasa de rápido y el invierno, con pequeñas treguas otoñales, nos alcanza poco a poco. Ya son dos veces las amanecidas con los montes recién nevados.
Desde la última crónica ya estamos metidos de lleno en la dinámica argentina. La gente nos asalta y pregunta, los lugares, las estancias, los valles, la compra diaria, el cambio de moneda y el acento al hablar que todos conocemos, ¡viste! ¡qué soltura, qué desparpajo, qué lengua!
Nuestra economía va bien, y a medida que subimos al norte (con excepción de los centros macro-turísticos) los precios se abaratan un huevo. Eso nos permite tomar cervezas más a menudo, comer fuera de casa y permitirnos algún que otro capricho. Ahora estamos en una zona asfaltada, las ruedas se pegan (hinchadas a tope) pero la media sube notablemente. Los caminos de ripio, de momento, ya están atrás (pero no para siempre, porque éste país tiene todavía mucho que asfaltar), ahora tenemos unos 6 ó 7 días de asfalto por delante.

Día 19 (44 km), Salimos de Trevelin despidiéndonos de Nestor, nuestro hombre camping (descendiente de los colonos galeses que poblaron estas tierras). Gracias Nestor por tus frutales. Entramos en el Parque Nac. Los Alerces (12 pesos) para reencontrarnos con el bosque cerrado. Y en uno de los campings libres pusimos la carpa frente al lago.

Día 20 (0 km) Lluvia toda la noche, nieve en las montañas ¡¡Atrapados otra vez!! Decidimos esperar allí un día para poder disfrutar el parque sin lluvia. Éste prometía mucho. Otra macrosesión de tienda, ummmmmmmmm, convertida en nuestro refugio. De vez en cuando una pequeña tregua para abrirla, salir a mear y comer al sol (poquito).

Día 21 (49 km) ¡¡SOL!! ¡¡NI UNA NUBE!! ¡¡PERO QUÉ FRÍO HACE!! Recogemos con las manos congeladas y poco a poco entramos en calor con el colorido del paisaje, los lagos, los ríos (verdes) y las montañas nevadas ¡¡qué gozada pedalear así!! ¡¡cuánto tiempo!! El parque realmente lo merecía, hasta una pareja de cóndores salió a saludarnos ¡qué bonito, snif! Compartimos la comida, nuestra fruta y su cerveza, con dos porteños muy salados, en la orilla del lago. Unos kms más allá carpa junto al lago y baño al sol.

Día 22 (32 km) Niebla al despertar y abandonamos el parque en manga corta. El paisaje cambia de nuevo, se abren los valles, surgen las granjas y saqueamos los frutales (manzanas y ciruelas). El ripio muy malo nos llevó al cruce de la Cholila (compramos cervecita) y sin más demora encontramos, a las tres de la tarde, el sitio junto al río. Lavada múltiple y a fondo de ropa (¡¡esos olores corporales impregnados!!), secado total de tienda, airear sacos,... Un buen día para comer, remendar costuras y ...

Día 23 (63 km) El mal ripio nos llevó hasta el asfalto (30 km */- de cada). María le ganó a Gorka la apuesta de la distancia (tiene mejor ojo que el paspán), eran 5 km y no 3 como dijo él, lo que abarcaba el camino a nuestra vista. La estepa con plantaciones de pinos y granjas se quedó atrás para recibir en bajada los nuevos valles de Epuyén. Comimos en la gasolinera (bocata de carne y cervecita) e hinchamos las ruedas. Los valles recordando a Pirineos y el vergel de la fruta fina (frambuesas, moras, fresillas, etc...) Nos metimos en El Hoyo y carpeamos en el río Epuyén. La cena, novedad, revuelto de... ¡¡MORCILLA!! ¡¡Dios, qué argamasa!! ¡¡Nunca mais!! ¡Cómo quedó la cazuela, vaya fregada! Pasamos una noche pesada (María no, tiene mejor estómago) y a la mañana se esperaba, después del desayuno (justo después, ehh!!) un día negro.

Día 24 (de momento 18 km) Estamos en El Bolsón, en plena ruta. Hemos parado para escribir, qué majos!! Flipamos con el macro-mercadillo gigante de los miles de hippies que hay por aquí. Estamos en parque y después de esto nos vamos. ¡¡Prima Ethel ¿dónde estás?!!

Nuestra ruta sigue al norte, hacia Bariloche, el Parque Nac. Nahuel Huapi y la ruta de los 7 lagos, ¡qué ganas! Por allí nos veremos de nuevo.

Chao

Amelia, he leído tu mensaje pero no puedo contestar por falta de tiempo. En el siguiente enlace lo haré. Escribe más, je, je, no me quejo, ha sido largo. Y sí, estoy encantada con todo, a ver si es verdad que nos vamos a ver por aquí, no hay cosa que me apetezca más. Muchos besos pa Manolito y pa tí, celosilla. je, je. Por cierto, busca a Anabel Rial Suárez por su apellido en la guía telefónica, yo la encontré así. Dale un saludo grande a Iria, Xán y Pablito.

Lobo, amable compañeiro, desde el sur te espero. En prosa y no verso, pues falta de tiempo llevo y no me esmero. Sigo con ilusión tu embarazo y que sigas siendo un fanfarrón. Ánimo y força a la Real que como baje a 2ª me borro y me hago del Villarreal (es coña). Un abrazo.

Hola Pili, gracias sureñas por tus saludos. Espero que te vaya bien por Granada y cuéntame más. Un abrazo.

Hola Pablo y Aitor. No hay nada como meter un poco de caña pa que la gente conteste. Espero que esa cuadrilla se mantenga firme los martes. Un abrazo, y ánimo Aitor y Virginia, estamos con vosotros. Seguid ahí ¡vale!

Javi, Eres un pillo, te vas a Túnez, me alegro mucho. Disfrutando y trabajando. Espero que Noa también lo disfrute, por cierto, ¿estuvo de cumpleaños? ¿qué día? Felicidades de sus tíos (je, je, je, porque yo ya lo soy ¿no?), en especial de su tía María. Cuída a los abuelos y sigue bien. Me gustaría ver lo de "Folla", yo puedo entrar en el correo de la bodega, dime dónde está y lo busco.

Jorge hermanito ¿dónde estás? No cuentas nada. Con la trucha no hemos topado, de momento. Raquel ¿qué tal tu embarazo? Ya me comentó Mamá que la niña tiene adoración por el abuelo, este abuelo... ¿qué les dará? un besazo enorme.

A Vincenzo ¿qué tal granuja? Sabemos que internet no es lo tuyo pero vimos tu llamada perdida. Inténtalo en la web y recibe muchos besos de éstos Dos patagónicos. Me acuerdo mucho de tí, sobre todo cuando veo animales. Espero que estés relajado y todo te vaya bien. Te quiere, María.

Mamá Chelo imagino que estarás de viaje, porque no has contestado al mensaje después de tu fulgurante inicio cibernético. Espero noticias tuyas a la vuelta y dime si las tías de Buenos Aires se pusieron en contacto con Mª Eugenia para recoger los regalos. Besiños a los dos. Mami intentaré llamarte cuando pueda, imagino que en unos 3 ó 4 días, mientras sigue escribiendo mensajes que se te da muy bien.

Mamá Curris ¿Dónde estás que hace tiempo que no se nada de tí? Cuídate mucho y no pares. Escribe cuando puedas vale. Me acuerdo mucho de tí y te quiero mucho. Un besazo, Gorka y María.

2Comentarios:

At 5:52 p. m., Anonymous Anónimo said...

Hola, hola,
A ver, puedo mandar algo aqui o también son 300 characters que solo da para decir hola y adios, que rollo! Despues de pasarme tres horas escriendoos un mensaje el idiota ese me dice que solo 300. Puajjj.......!

 
At 5:19 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hola chicos
Gusto da leer vuestras crónicas redactadas con fervor y control del léxico. Todo ok por aqui. Ana ya no se ve los pies. Pablo y Elena crecen sanos. A lo mejor nos pegamos un viaje antes de que lleguen. Lamento que no sea al Mar de Plata. Un abrazo
lobo

 

Publicar un comentario

<< Home