5/28/2005

18º Crónica. MENDOZA. Tras los Andes a por vino con la moza.

V Región de Valparaíso. Chile
Provincia de Mendoza. Argentina


¡¡¡¡¡Hoolaaa!!!!!

Hoy es día 28 de Mayo pero como hasta hoy no habíamos escrito crónica, os la mandamos atrasada.

Última vez que estamos en la Costa Chilena y sacamos un balance ¡cojonudo!
Baños en el mar: cero; Tumbadas en la arena: una; Comidas en chiringuitos: cero; Cervecitas en las terrazas: cero; Mariscadas: cero; Pescado: cero ¿Qué coño hemos hecho casi 2 meses en la costa? Pues pedalear, pedalear y pedalear. Aún así, nos lo hemos pasado reloco.
Dejamos Chile con un sabor muy bueno. A Pancho, un hasta luego ¡ojalá nos veamos en Atacama! un Beso.
Y decimos adiós al Chile de las playas, de las puestas de sol, de la lluvia (a veces), del eucalipto y del pino, de las cuestas endiabladas, del vino y de las cervezas Escudo y Austral, del pisco sour, de las galletas craker salvado de trigo de la marca Costa (cojonudas), de las empanadas de marisco, pino y queso, de la sopaipilla, de las cazuelas, del pan amasado y la mantequilla con sal, de las Tritón, Kuky y Dindon (galletas resabrosas), de los plátanos, de las paltas hass y las manzanas jugosass, del chocolate Trencito y los chupachups de yogurt, de los jugos Caricia (polvos de frutas) y del tabaco Derby o Belmont (4 al día), del agua Cachantun y el café Monterrey... snif, snif, snif.

Día 14/5 (56 Km) Siguiendo el dibujo de Gabriel (jocoso hermano de Pancho) nos alejamos de la costa, ooooohhh. Y pasando por el interior, Lo Orozco, nos buscamos una finca privada en venta, y para ver si la comprábamos decidimos probarla acampando en ella. Y se estaba muy bien, pero como no vino nadie a negociar, al día siguiente nos fuímos.

Día 15/5 (77 Km) En pura llaneada atravesamos la auténtica huerta chilena, todo tipo de frutales, pero la reina la palta. Pasamos Limache, Quillota y otros pueblos, y a la vista de los Andes nevados, acampamos en un campo de fútbol en El Romeral. Pero como nadie salió a jugar con nosotros, al día siguiente nos fuímos.

Día 16/5 (62 Km) Seguimos llaneando y pasamos por pueblos (Catemu) donde nos miraban como vacas al tren. La cordillera ahí en frente, toda nevada. En el pueblo de Los Andes nos falló un encuentro que hacía tiempo esperábamos. Mucha gente nos había hablado de él, incluso nuestro amigo Kristian se alojó allí. Pero cuando llegamos, Eric Savard, el veterinario que aloja a ciclistas se marchaba y no nos pudo acomodar. Una pequeña decepción. Mala suerte.

Día 17/5 (286 Km) En un sólo día se disparó el marcador y en menos de 7 horas recorrimos los 286 Km que separan Los Andes de Mendoza. El puerto del Portillo (3.800 m) incluído. No sabéis lo rápido que van las bicicletas en autobús, esa fue la gran, rápida y acertada decisión. El día anterior consultamos en accuweather.com el pronóstico del tiempo. Daban nevadas intensas en la cordillera durante 4 días, y eso significa que el paso se cierra y que nos hubiéramos tenido que quedar esperando 4 días en Los Andes ¡qué suerte! En bici hubiera sido imposible, María feliz, Gorka cagüensos. Hubiera sido muy jodido, nieve desde los 1.000 m, hielo en la carretera, viento blanco, ventiscas, temperaturas bajo cero, un tráfico intenso y ningún sitio donde pasar la noche: Un infierno blanco.
¡Qué bien se veía todo desde el calorcito del autobús! como dos marqueses apoltronados. Servicio de bar y peli versión original en dos asientos como butacas (acostumbrados al mini-sillín de la bici). Nos dio pena llegar a destino.
Bueno, el paso de los Andes queda pendinte y si se puede, hay que hacerlo en bici. ¡Impresionante! ¡espectacular! ¿Cómo describirlo? Una subida en picado entre montes de 5.000 metros, el antiguo ferrocarril en un recorrido aéreo y escalofriante, una estación de ski singular, la carretera zigzagueando como una serpiente interminable y un túnel de 3 Km a medio iluminar. Del otro lado, el argentino, una quebrada infinita, los Horcones, los Penitentes y el Puente del Inca. La estepa pampera y de noche hasta Mendoza. Con el cambio ganamos una hora, acá anochece a las siete, y aún así vamos a menos, es lo que peor llevamos, no como ustedes que van a más. En fín!!!

Día 18/5 (0 km) Nos despertamos en la cama matrimonial de la habitación nupcial del hostal de Alicia. Muy recomendable (Bego e Iker, calle Pedro Vargas 86, Dorrego, Mendoza - 12 pesos/c la noche con buen desayuno). Una señora con una vitalidad impresionante, amable, generosa y con muy buen humor (le gusta la "joda" más que a nadie). Mendoza, una ciudad matinal y sobre todo noctámbula. El viento Zonda apareció en nuestras vidas, procedente de la cordillera (cuando allí nieva), baja caliente y muy fuerte. Pero ese día nos pilló sin bicis, je, je.

Día 19/5 (28 km) Todos los hicimos por Mendoza. Con las bicis fuímos a correos y mandamos un paquete con las diapos (mama Curris, a casa de la tía Paquita). Comimos en "Caro Pepe" tenedor libre, 30 pesos = 8 euros, los dos (rebueno). Pedaleamos por el parque San Martín y poco más que estábamos de relax.

1Comentarios:

At 10:34 a. m., Blogger Joseba said...

Hola pareja:
Parece que los valores gastronómicos van al alza, o al menos eso se desprende de vuestra despedida chilena y reentrada argentina. Pero, claro, con tanta pedalaza, hay que meter calorías al cuerpo.

Aquí los días se hacen cada vez más largos, muy largos. Es un gustazo, sobre todo para dar paseos, porque no tienes que cuidar la hora (justo a la inversa que vosotros). Este fin de semana hemos estado en Bujanda dando unos paseos de maravilla, con todo verde y a rebosar de flores (a ver si me recuerda los nombre mamá que me se han olvidado).

La tía Paquita ya sabe que le va a llegar un paquete con fotos (para llevar a L+P).

A seguir bien, familia A+J+O

 

Publicar un comentario

<< Home