5/07/2005

16° Crónica: PICHILEMU, llegamos a pedales, no a remu, juo, juo

VII Región del Maule
VI Región del Libertador Bernardo O'Higgins


¡Hola, hola! ¡Hola, hola! ¡Hola, hola!
Desde la última conexión hemos pasado de la costa al interior y del interior a la costa. Pero no nos enrollamos más y vamos directos a la crónica que es larga de narices...

Día 30/4 (47 km) Salimos de Chanco con las pilas cargadas y disfrutamos de un precioso paseo por el "Santuario de la Naturaleza Reloca". Un increíble sendero (6 km) de dunas negras, pinos y eucaliptos, que llegaba hasta la laguna Reloca. Pena que los flamencos no estuvieran allí para saludarnos (normal porque con el frío del demonio que hacía, estarían por otras latitudes más calentitas). Acabamos montando la tienda en la ribera de un río de agua salada y de acceso totalmente privado, como casi todo en este país. Nos abrieron la verja que cerraba el camino del río Pinotalca.

Día 1/5 (43 km) Amanecimos con niebla, muy fríos, muy fríos. Pero ya en la carretera, a fuerza de subir y bajar, nos fuímos calentando ¡qué remedio! (qué dura es la vida del viajero en bicicleta), je, je. Un bonito día costero pasando por Caleta Pellines y no tan bonito recorrido interior subiendo la maldita cuesta de Las Cañas. La niebla nos pilló comiendo y se fue al caer la tarde cuando llegamos a las afueras de Constitución, y acampamos en la bonita ribera del río Maule. Por cierto, María falló en su famoso "Salto del gato" y ésta vez sí mordió el polvo. Un rasguño de ná.
Este día por la mañana, conocimos a dos maestros de Chanco que estaban parados en la carretera viendo unos ciervos. Una suerte porque nos cambiaron dólares por pesos, y así nos libramos de entrar en Constitución para hacerlo. Era domingo y el lunes era el cumple de Gorka (no queríamos entrar en la gran ciudad, pero como no teníamos plata...).

Día 2/5 (56 km) CUMPLEAÑOS DE GORKITA!!!!!! oeéeeeeeeee, oeeeee, oeee. ¡¡Fiesta jolgorio, qué bonito día!
Objetivo principal: llegar a Putú que estaba a 20 km, buscar un restaurante y darnos un homenaje. Y luego terminar el día allí mismo, haciendo bien la digestión.
Resultado: Llaneamos, llaneamos y llaneamos, y ninguno encontramos. Putú un agujero, nos fuímos.
2° Objetivo: Hacer otros 20 km para llegar a La Trinchera (en las guías aparece como un pueblo de pescadores). Llaneamos, llaneamos y llaneamos, y ninguno encontramos.
Resultado: La Trinchera, un pueblo fantasma, ni pescadores ni ná. Dos chalupas y cisnes de cuello negro. Nos comimos una manzana.
3° Objetivo: Encontrar un río, plantar la carpa y cenar spaguettis (vamos, como todos los putos días..., qué resignación, María se ríe).
Resultado: Nos reencontramos con el ripio, como no, cuesta arriba. Pero tras una curva..... ¡¡¡¡¡Oéééééééé, oeeeeeeeee, oééééééé!!!!!! ¡¡¡¡Una aparición, algo milagroso!!!! En medio de la nada ¡¡¡Un restaurante familiar!!! Joder, qué potra! Lo celebramos oéééééé, oééééé, oeéééé!!
Terminamos el día con polvo hasta arriba..., ejem, del camino (mal pensaos), pero nos lo quitamos con un baño en el río Mataquito.

Día 3/5 (18 km) Amanecida sin frío pero amenazando lluvia. Al final, nos pilló el gran chaparrón. Calados, con frío y sin ganas de pedalear nos quedamos en Licantén, el primer pueblo que encontramos. Un pueblo sin gracia, soso. Nos alojamos en la pieza de una hostería y mutamos todo el día por el pueblo (lo más gracioso fue que la chica de la residencia flipó cuando nos vio salir a dar una vuelta ¿¿¿A dónde vais si no hay nada???.

Día 4/5 (36 km) Salimos tarde porque las sábanas se nos pegaron y también porque nos quedamos mogollón de tiempo, durante el desayuno, hablando con la señora de la casa. ¡¡¡Menuda vida llena de desgracias!!! En fin. Al salir nos enfrentamos con la famosa y temible cuesta Licantén, 2 km al 20%, sudando como hacía tiempo. Un paisano nos dijo que no la subiríamos, je, je, cuestas a nosotros!! (Y es que éstos cabestros que trazan las "carreteras" chilenas, se creen que el camino más rápido entre dos pueblos, es la línea recta en el mapa). Seguimos subiendo a lo bestia y bajamos en picado la famosa cuesta "De las 7 curvas". Conocimos y nos sorprendió Vichuquén. Bonito pueblo de casas coloniales de muchos colores. Precioso. LLegamos al lago del mismo nombre, donde la encantadora señora Clarisa nos dejó montar la carpa en su camping, ya cerrado.

Día 5/5 (0 km) Tranquilidad. Sosiego. Paz. Calma. Frío matinal, y luego un sol de carallo. Gran colada (agua negra salía de la ropa), engrasada de bicis y un buen picoteo regado con un buen caldo de la tierra (Carmen).

Día 6/5 (40 km) Recorrimos el lago Vichuquén acaparado totalmente por propiedades privadas, quitando un acceso rídiculo en Paula y otro en Aquelarre (por cierto, toda la zona está llena de pinturas y dibujos de brujas ¿¿¿llegaría aquí la Inquisición para quemarlas???). En Chile, cuando compras un terreno adquieres la total propiedad del mismo, bien sea con un río, con lago, con mar, .... increíble, impensable. Todo lo vallan, da igual que sea un lago, un río o el mar, si la propiedad da a esos lugares, sólo pueden acceder a ellos sus dueños, es flipante!!! En éste caso, estamos hablando de un enorme lago sin zonas públicas pero con una carretera, que sí lo es y lo bordea totalmente. Los letreros de venta de propiedades dicen: -Se venden sitios con playa- Y eso quiere decir que te pertenece esa parte de playa. Todo se vende, todo se hace privado.
Pasamos por el Santuario de la Naturaleza Laguna Torca, mucho pato. Al pasarlo otra subida surrealista, directa a la arista de la montaña, por la cual transcurrimos durante 10 km. Impresionantes vistas, a un lado los Andes nevados y al otro, el inmenso mar.
Después de pasar un salar, llegamos a Bucalemu. Nos alojamos en un camping cerrado.

Día 7/5 (50 km) Nublado, frío y viento. Un buen anticipo de lo que ha sido hoy el día. Nos despedimos del pueblo viendo cómo las barcazas de pescadores las meten y sacan del mar con la ayuda de un tractor, desde la misma playa. No tienen puerto. Un método curioso.
Otra pista aristera, por los cerros, como la de ayer. Parecen corredoiras.
Resumen del camino hasta Pichilemu: Montes madereros, océanos playeros, punta de lobos y playas de surferos.
Entramos en Pichilemu buscando el camping y acabamos haciendo 10 km para encontrar: uno convertido en aserradero (y eso que tres personas nos han dicho que estaba abierto todo el año, así tan pichis, con una seguridad!!). Otro nos cobraba una pasta y sin agua caliente. Otro cerrado a cal y canto y el cuarto y último, una cascajera de barro en reformas, algo más baratito, pero no era lo que buscábamos. Al final nos metemos en un hospedaje familiar, baño en la habitación, cama grande, TV, teléfono, internet, muy bien... Todo por el módico precio de 14 euros los dos. Por cierto, de buena nos hemos librado, hace una noche de perros.

Teresiña, no dejes nada sin contestar, por fa. Ahora que tienes internet te queremos colgada todo el díaaaaaaaaa. Beijinhos!!

Maruxiña, EHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!! OTRO PARGA QUE VIENE AL MUNDO!!!!!!! Enhorabuena!! Ya nos dirás cómo lo haces con el "Junco" en Burela. Jo, jo, jo. Además, te recordamos que nos dijiste que ya no, no, no, vamos, que no, ejem... esto decirlo así, en público... ya nos entiendes... que eso lo hacíais antes, ya no.... Bueno, a ver que nos cuentas. De todas formas lo que hace la distancia, je, je. Suerte y a engordar a gusto.

Nerea, qué bueno saber de tí. Gracias por la felicitación. Y sí, mira el mapa, estamos cerca de Santiago, a punto de pasar a Argentina. Pero eso lo leerás en las crónicas. No las dejes!!! Un besazo.

Mikel No corro nada, estoy más delgado que nunca y la bici me está poniendo a tono. Espero tener unos días a la vuelta para daros unos meneos y retaros en la Behovia. Dale una patada en el culo a Mesié Martínez por lo guevón que es. Recuerdos a Oraá.

Lobo, No hemos visto la playa esa que nos dices, pero por aquí hay mogollón de surferos. Hemos visto bastantes. Todos con unos neoprenos del copón de gordos. Y las olas son buenas, no tan largas, pero rompen bien.

Y a los demás que os vaya bonito

2Comentarios:

At 12:33 p. m., Anonymous Anónimo said...

Hola habitantes del hemisferio sur:
Aqui en el norte (unos más arriba que otros) seguimos viviendo y viendo como el pais se embarazó, como el Baskonia no pudo completar la machada, el barça va a ganar la liga y la sequía asusta. Nosotros nos empezamos a agobiar con todo los extras que tenemos que comprar para recibir a los próximos inquilinos... con lo a gusto que estábamos solitos!... Me quedan 2 meses de orgías deportivas antes de no poder casi salir de casa y me dedico a jugar 3 partidos de futbol a la semana... Se me han puesto los muslos como columnas dóricas, aunque al lado de vos seré un tirillas. Seguid así y feliz entrada al país del pelusa
ER LOBO

 
At 10:25 a. m., Anonymous Teressinha said...

Como vai, meus chapas, ¿tudo bem? Recibimos encantados la crónica 16. Ya mucho más animada, afortunadamente. Por aquí todo sigue igual, igual de bien. Estamos todos de maravilla y disfrutando de la primavera. Las niñas cada vez se preocupan menos de los animalitos que nos visitan por aquí. Antes eran gritos por bichos que me costaba distinguir en el suelo. Ahora ya sólo gritan por bichos mayores a una juanola. Algo es algo. La meta ahora es el tamaño chincheta. El otro día apareció muerta en el baño de las niñaos una escalopendra (Isa dice). Es un ciempiés enorme con pichos como los del escorpión. Alucinante. Lo tengo en una caja. He leído que viven en sitios húmedos y que duran poco al aire. Menos mal. A las niñas ni se lo enseñé. Olivia no volvería a pisar su baño en la vida.
¿Y vosotros? Seguro que habéis visto alguna cosa interesante, a que sí. Contadnos, plis.
Bueno, chicos, que nos encanta leer vuestras crónicas y saber que estáis bien.
Beijinhos.

 

Publicar un comentario

<< Home