3/18/2005

9ª Crónica: TREVELIN (en galés: Pueblo del molino). Un nuevo cambio

Patagonia Argentina, Provincia de Chubut

¡Hola!

Parece que ahora nos podemos comunicar con más frecuencia!!

Hemos dado un salto grande en nuestra ruta. Aquí estamos, de nuevo en Argentina. ¡¡Qué felices somos!! ¿Por qué? Porque estamos desayunando al sol, como hacía tiempo. Hemos dejado atrás la lluvia y la humedad de la Carretera Austral para recuperar un poco, nuestra temperatura corporal. Aún así, miramos atrás con nostalgia porque salimos de un paraíso que nos ha maravillado durante un mes. Ahora nos espera el Parque Nacional Los Alerces, famoso por sus lagos de playa blancas (y blancas están también las cumbres de sus montañas, uy, uy, uy), ríos y frondosos alerces milenarios.

Día 13. (54 km) Salimos de La Junta a pesar de la lluvia, pero enseguida paró ¡milagro! Y así estuvi todo el día. Incluso a la hora del bocata tuvimos el lujo del sol. Un camino impresionante que recorrimos muy animados. Compramos un rico queso de vaca a un artesano, buenísimo, y acampamos junto al río Amancay, 5 minutos antes del gran chaparrón (36 horas ininterrumpidas).

Día 14 (0 km) Decidimos quedarnos. Mucha lectura, mucho desayuno, mucha comida, mucha convivencia en dos metros cuadrados. Y poca bebida por no salir a la lluvia a mear, je, je, je Era una putada!! Estuvo genial, algo diferente. Muy descansados.

Día 15 (53 km) Seguía lloviendo, pero nos fuimos. El río Amancay lo vimos desbordado, impresionante. Desmontamos la tienda al revés, primero el suelo y luego el doble techo. Ese día llegamos a Sta. Lucía con las botas encharcadas (aprovechamos ese agua para hacer los spaguettis con nata y queso, "Camembert" de María y "Cabrales" añejo, bien curado de Gorka, je, je). Espectacular la riada general, campos anegados, cascadas improvisadas y arroyos miles. En Sta. Lucía nos despedimos de la Ruta 7 (Crta. Austral) y tomamos la 235. En bajada y llaneo llegamos a Puerto Ramirez, bordeando un bonito lago , el Yelcho. Por la lluvia pagams nuestro 2º hospedaje (7ª ducha), una casa que a 1ª vista nos pareció un cuchitril (sin estufa, ventana rota, el agua caliente no funcionaba, el lavabo parecía caerse, moqueta de la habitación guarrísima,...) pero después de solucionar esos problemillas se nos hizo muy agradable (las bicis dentro, la ropa nos la secaron en la cocina de hierro, encendieron la chimenea del salón y libertad para cocinar a nuestras anchas los spaguettis al "queso", ya duchados y calentitos, muy a gusto).
Tuvimos una agradable charla-café con cuatro de Santiago. Allí nos esperan para ir de vinos, oé, oé, oeeeeee.

Día 16 (53 km) Mentalizados para mojarnos como el día anterior salimos al encuentro del famoso río Futaleufú (uno de los 3 mejores ríos de aguas bravas del mundo). Y cual fue nuestra sorpresa, que ese día no cayó ninguna gota, es más salió el sol. Estabamos emocionads con el buen día ya que el camino era para disfrutarlo con muchas paradas. Un valle que parecía Suiza. Pena que el "Futa" estaba escondido, que si no, menudo espectáculo. Vimos el río Azul, también raftinero. Vimos mucha infraestructura hotelera (cabañas de madera, campings, saunas, ...) y mucha empresa de Kayak y rafting. Montamos la carpa, ahí sí, a 5 metros de un bonito rápido del Futa, con su agua azul transparente, muy intenso. Cenamos con la compañía de las lanchas que justo se retiraban del río donde estábamos, muy entretenido (casi pillan a María bañándose en pelotas, eeeeeeeeeeeeehhhh!!!!!) Eran Yanquis que pagan pa que le lleven a pescar río arriba, donde no hay rápidos.

Día 17 (54 km) El día del cambio, nos dió mucha pena dejar, de momento, Chile: Verde, frondoso, húmedo, selvático, profundos valles, ríos, cascadas, animales, puentes miles,..., un solo camino para todo, pueblos pequeños aislados, gente tímida y glaciares en las cumbres, "lo que alcanza la vista en la distancia corta". La salida de Chile fue con el poli jugando al Ping-pong y la entrada en Argentina bajo el interrogatorio del poli preguntón (¡¡¡¡nos puso en el pasaporte que entrábamos con bicis valoradas en 500 euros, un carajaula!!!!). Un gran contraste en menos de 2 km, increíble, fue radical. Tan radical fue, que nos dió un pequeño bajón. No hay valles, no hay ríos, el bosque es abierto, campos inmensos de trigo y los chopos y sauces que delatan las Estancias (granjas). En fin, otro aire. LLegamos a Trevelin y nos repusimos enseguida con un bonito camping (llevado por un paisano, ciclista, agradable y con conversación), lleno de frutales (peras, manzanas, ciruelas) Una buena ducha caliente y una tremenda Milanesa con jamón y queso, precedida por unos entrantes de competición, botella de vino TINTO!! (Joxepooooooooo!!!!). Todo buenísimo (el local "Oregón"). Tan contentos. A Sobar empapuzados.

Día 18. (0 km) Trevelin, hoy estamos haciendo la digestión, mañana nos vamos. (la prisa mata).

Hola Pumita, imagínate todo lo que estoy viviendo. Como bien dices, muy difícil de transmitir, sensaciones inolvidables. Qué bien que sigues las crónicas con Susana, besos para ella. Enhorabuena y suete con esas nominaciones. Tengo muchas ganas de que conozcas a Gorka, que por cierto ya le caes muy bien. Joder!! casi ya han pasado 2 meses y por ahora no nos preocupa qe pasen tan rápido, ya que todavía nos quedan 7. Esto es genial. Pasan rápido pero son muy intensos. Besos grandes, que todo vaya bien, hablamos.

Hola Raúl, me alegro que sigas nuestra ruta. Me he acordado mogollón de tí cuando estábamos en la Austral, tienes que hacerla sin falta, eso sí, con buena bici y paciencia porque es jodida. Genial por esas nevadas en Valdezcaray, me alegro y me dais una envidia del copón. Justo el mejor año y me voy, pero bueno, esto es mejor je, je. Y no te preocupes tanto por los estiramientos, los hacemos antes y después de pedalear. Un abrazo y besos a Yoly. Saludos a Ibón.

Hola Olari, qué bueno saber de tí. Por fin!! Espero que nos sigas contando cosas, y dile al mangarrán de tu marido que no se escaquee de Iker y se vaya a Santiago (¿¿¿En marzo, está loco???). Un beso muy grande.

Hola Maruxinha, Si todavía nos queremos y tenemos mucha conversación. No te lo esperabas ¿ehhh? Por triplicado y negro, es la mejor fórmula. Ánimo madre soltera con hija cagona (risas). Un besiño. Un saludo al padre soltero y sin hija cagona.

Hola Mamá Chelo, soy Gorka, te escribo esto para contarte una pequeña gran virtud o habilidad de tu hija María. Desde el inicio lleva perfeccionando la técnica del "Salto del gato", que consiste en saltar de la bici, cual gacela ágil y salerosa, antes de dar con sus carnes en el suelo. La que se lleva la peor parte es la bici, que lleva unas cuantas, María ninguno, termina de pie y saludando al respetable, olé!!

Hola Amelia, por fin escribes, 1º pensamos, es una vaga y pasa de todo. Luego sigue siendo una vaga y hace unos día empezamos a preocuparnos. Pensábamos mandar un mail para preguntar, pero ya vemos que ahí estás. Qué bueno lo de Londres, pero poco cuentas. Juan se casa y Gorka pregunta si Odrio pequeno está invitado, ya que por esas fechas estaremos por ahí, eso sí, no estará la cabaña. Da igual, nos instalaremos en tu habitación, je, je. Es coña.

A todos, Chao y hasta la próxima (nos vamos al norte, El Bolsón, Bariloche,....)

1Comentarios:

At 1:56 p. m., Anonymous Anónimo said...

Aunque no me hayas versado
sigo leyendo las crónicas
y aún sigo interesado
por las rutas patagónicas
los paisajes bordeados
las subidas casi agónicas
y por si después de cenado
le tocas a María la...armónica
Un abrazo.
La pareja va bien y creciendo de manera desmesurada
Lobo

 

Publicar un comentario

<< Home